El padre que me bautizó

El padre que me bautizó February 25, 2020

El 31 de enero del 2020 el sacerdote que me bautizó murió. El padre Juan Romero López fue un misionero español oriundo de Granada, España, que vivió su sacerdocio a las afueras de Lima, Perú. El 24 de abril de 1982 mis padres, padrinos, amigos y familiares, me llevaron a la iglesia parroquial de la pequeña ciudad rural de Lurín y el Padre Juan me recibió como miembro de la familia de Dios. La hermosa iglesia colonial construida en 1703 había sido recientemente renovada y algunos años despiés sería elevada a catedral.

Recuerdo que el Padre Juan venía a la casa de mi tía el domingo de Pascua por la tarde junto con otros dos sacerdotes misioneros españoles de la zona. Recuerdo que se ponía rojo de cólera cada vez que el borracho del pueblo se subía a escondidas al coro de la iglesia durante la misa y comenzaba a aplaudir, animando al sacerdote exclamando para que todos escucharan: “¡Vamos Juan!” Recuerdo cuando visitó a mi padre días antes de que él muera. Lo saludé en la puerta, le recordé quién era y le dije que era seminarista. No me había visto en trece años. Su rostro se iluminó y dijo inmediatamente con un acento español fuerte, “¡pero yo te bauticé!” Lo recuerdo de pie a mi lado cuando celebré mi primera misa en Perú en la misma iglesia donde me bautizó. Con su mirada de experiencia y haciendo uso de su dedo índice, me guió a través de las oraciones del misal. Veintisiete años después nos reunimos de nuevo en la Parroquia de San Pedro de Lurín, la iglesia de mi infancia, para dar gracias a Dios por lo que comenzó el día de mi bautismo.

Ahora comprendo la realidad que hizo que el Padre Juan se llenara de alegría cuando recordó que me había bautizado. Ahora entiendo lo satisfecho que se sintió al saber que uno de los niños que bautizó había respondido a la invitación de Dios de ser sacerdote. Aunque el rito del bautismo es simple y directo, este forja una profunda conexión espiritual entre el sacerdote o diácono y los fieles bautizados. Recientemente mientras visitaba la  Parroquia del Sagrado Corazón en Warner Robins, un niño y su padre me saludaron y el señor dijo a su hijo: “Ahora ya conoces al sacerdote que te bautizó”.

De la manera que los padres dan la vida natural a sus hijos, a través del sacramento del bautismo, Dios Padre da vida sobrenatural a sus hijos al pronunciarlos suyos. El sacerdote o diácono que bautiza desempeña un papel esencial en el nombre de Dios y actúa en obediencia a las últimas palabras de Jesús en el Evangelio de San Mateo, “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espiritu Santo”. El sacerdote o diácono es un instrumento activo de la gracia de Dios, y la relación forjada entre Dios y sus hijos deja su sello en la relación entre el clerigo y el bautizado. Que increible será para quienes bautizan encontrarse en el cielo a todas aquellas almas que bautizaron. La celebración del bautismo las une de una manera única para siempre.


Browse Our Archives



TRENDING AT PATHEOS Catholic
What Are Your Thoughts?leave a comment