Caridad Nos Une

Hace tres años, los obispos de Cuba organizaron una procesión de escala nacional, llevando a Nuestra Señora de la Caridad a cada provincia. La imagen querida de La Virgen fue llevada en procesión al aire libre, de pueblo en pueblo. Sin duda, fue causa de alegria para el pueblo cubana, pero también tenia que haber sido gran causa de alegria para la Virgen Maria, con el nino Jesús en sus brazos—el hombre-Dios que no sólo trae un mensaje alegre de la nueva vida, pero que también identifica cómo el sufrimiento y la muerte en la vida puede ser unida a su gloria.

El obispo Emilio Aranguren de la Diócesis de Holguin, explica, "El peregrinaje de la imagen de la Virgen por toda la Isla nos demuestra que Cuba no es atea. Pero en el Año Jubilar, la misión de nuestra iglesia es que Cuba sea cristiana".

El tema de esta procesión y el Año de Jubileo Mariano es "A Jesús por María: La Caridad nos une".

El juego en palabras con la caridad, que también significa el amor, permanece como un mensaje fuerte: Nuestra Señora de la Caridad unirá, a través del amor, la nación cubana que ha sido partida en la diáspora postrevolucionaria.

La oración del Papa Benedicto en el sanctuario nos da esperanza a pesar de esta separación:

Hagan saber a cuantos se encuentran cerca o lejos que he confiado a la Madre de Dios el futuro de su Patria, avanzando por caminos de renovación y esperanza, para el mayor bien de todos los cubanos. También he suplicado a la Virgen Santísima por las necesidades de los que sufren, de los que están privados de libertad, separados de sus seres queridos o pasan por graves momentos de dificultad. (Benedicto XVI, Palabras del papa en el santuario de Nuestra Señora de la Caridad de El Cobre, El Cobre, 27 de marzo 2012)

La homilía del Papa Benedicto en Santiago de Cuba resuena con todos nosotros:

Queridos hermanos, ante la mirada de la Virgen de la Caridad del Cobre, deseo hacer un llamado para que den nuevo vigor a su fe, para que vivan de Cristo y para Cristo, y con las armas de la paz, el perdón y la comprensión, luchen para construir una sociedad abierta y renovada, una sociedad mejor, más digna del hombre, que refleje más la bondad de Dios. Amén. (Benedicto XVI, Homilia, Santa Misa, Santiago de Cuba, 26 de marzo 2012)

Más que la reunión de los corazones cubanos bajo el manto de cariño de La Virgen de la Caridad, la maternidad universal de María, Madre de Dios, procura unir a todos sus niños y traerlos más cerca a su Hijo.

4/2/2012 4:00:00 AM
  • Catholic
  • Benedict XVI
  • Cuba
  • Culture
  • History
  • Christianity
  • Roman Catholicism
  • About
    Close Ad