Nota breve de un Párroco sobre el Sínodo

Nota breve de un Párroco sobre el Sínodo October 16, 2023

Estoy seguro de que has oído en las noticias sobre el Sínodo de Obispos que se está llevando a cabo en Roma. Este es el 16º Sínodo de Obispos que se realiza periódicamente. El primero fue convocado en 1967. Estos Sínodos son una reunión de obispos y expertos sobre un tema particular para escuchar, aprender y finalmente escribir un documento que resuma las discusiones y las ideas que surgieron. El Papa escribe el documento final y se titula “Exhortación Post-Sinodal”.

Mientras estudiaba en Roma, se celebró el Sínodo sobre la Palabra de Dios, y hace unos años el Sínodo sobre la Familia. Recordemos también el de la Amazonia y el de los Jóvenes.  Estos solicitan aportes de obispos y católicos de todo el mundo para comprender mejor las realidades vividas por los fieles sobre un tema en particular. Un Sínodo no tiene la autoridad para cambiar las enseñanzas de la Iglesia, ni en la práctica ni en la doctrina. Los sínodos en general son un fenómeno nuevo en la Iglesia, la cual está acostumbrada a reuniones de Obispos en Concilios Ecuménicos donde se abordan cuestiones doctrinales. El Sínodo actual sobre la Sinodalidad fue convocado por el Papa Francisco principalmente para escuchar al pueblo. ¿Cuáles son nuestras preocupaciones cuando se trata de vivir nuestra fe? ¿Cómo responde la Iglesia al mundo moderno y a los desafíos actuales? ¿Por qué tantas personas se sienten marginadas por la Iglesia? Hace dos años se llevaron a cabo sesiones de escucha a un nivel de iglesia local, 22 sesiones sólo en nuestra diócesis. Esta invitación se hizo a los 1.200 millones de católicos del mundo. El fruto de estas sesiones se está evaluando y discutiendo ahora en Roma.

Aquellos profetas apocalípticos dentro de la Iglesia que creen que el Sínodo conducirá a cambios doctrinales fuertes, están equivocados. Del mismo modo, aquellos que se alegran de que la Iglesia cambiará ahora las enseñanzas que ha sostenido durante siglos, también están equivocados. El Sínodo nos dará una visión del estado actual de la Iglesia: es un ejercicio de escuchar, incluso a aquellos con quienes no estamos de acuerdo.

Este Sínodo también explora el papel de esta nueva estructura dentro de la Iglesia, ¿cuál es exactamente su propósito? ¿Cómo escucha la Iglesia antes de actuar? Quienes menosprecian al Santo Padre dentro de la Iglesia, no lo comprenden y no profesan la fe católica en su plenitud. Romper la unión con el Papa es dejar de ser católico. Históricamente, aquellos que desean ser más católicos que el Papa terminan siendo ovejas sin pastor o ovejas con un pastor equivocado. Oremos por el Papa Francisco y para que este Sínodo nos dé una mejor comprensión del estado de la Iglesia y del mundo.  Que podamos como Iglesia brindar al mundo lo mejor que tenemos para ofrecer: a Jesucristo.

Publiqué este escrito en mi boletín parroquial después de recibir varias preguntas sobre el Sínodo de Sinodalidad en Roma.


Browse Our Archives