El Día Sínodo de ELCA ‘Desapareció’ al Pastor Nelson

El Día Sínodo de ELCA ‘Desapareció’ al Pastor Nelson December 26, 2021

Esta es la tercera parte de una serie sobre la saga del Rev. Nelson Rabell-González, despedido como pastor y desarrollador de la misión de Misión Latina Luterana el 12 de diciembre de 2021. Lea la primera parte aquí y la segunda parte aquí. Este artículo trata sobre el día en que el Sínodo Sierra Pacific de la ELCA y el obispo Megan Rohrer “desapareció” al pastor Nelson.

Pastor Nelson Rabell-Gonzalez

[Nota: La versión original en Inglés de este artículo puede encontrarse aquí. La traducción al español de este artículo fue escrita con la ayuda de la comunidad Latinx.]

(¿Cómo puede una pastora luterana blanca que vive en Kentucky contar esta historia? El pastor Nelson Rabell-González es mi colega y amigo, y me invitó a una reunión de Zoom con algunos miembros de la congregación. Ellos compartieron sus recuerdos de los hechos de ese día, me envió un enlace al video del servicio, y me dio permiso para contar esta historia en su nombre. Me siento honrada por su confianza y estoy agradecida por lo que me han enseñado.)

Día de la Virgen de la Guadalupe a Misión Latina Luterana

Música festiva resuena desde el santuario mientras la banda de mariachis canta una serenata a los feligreses reunidos para la misa el domingo 12 de diciembre. Es el Día de la Virgen de la Guadalupe, la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, y la congregación de Misión Latina Luterana se ha reunido para celebrar uno de los días más sagrados de su cultura. Después de acomodarse en sus asientos, las cabezas se vuelven para observar la procesión de nobles bailarines aztecas. Están ataviados con tocados de plumas de colores, capas de cuentas y calzas de semillas llamadas chachayotls que suenan chaka-chaka-chaka al compás de sus pasos.

La congregación sabe que esto es más que un baile. La danza es una oración. Y es una oración larga. A medida que el incienso se esparce a su alrededor, la congregación está preparada para moverse al compás de la danza, el ritmo y la oración durante unos diez minutos o más.

Pero de repente, los bailarines se van. ¿Que esta pasando? ¿Por qué se interrumpió la oración?

¿Y dónde está el pastor Nelson?

Normalmente lo habrían visto saludarlos calurosamente cuando entraban, dando instrucciones de último momento a los asistentes de adoración, riendo con los niños, asegurándose de que todo estuviera en su lugar para este sagrado servicio de adoración.

Pero el pastor Nelson no se encuentra por ningún lado. En cambio, el servicio está dirigido por una asistente del obispo Megan Rohrer, quien está sentado en el área del presbiterio mirando.

En este video en el minuto 32:50 se puede escuchar a un hombre gritar: “¿Dónde está el pastor Nelson?” Se les dice que deben esperar hasta el final del servicio para averiguarlo.

En medio de gritos de injusticia contra su pastor y contra su comunidad, la congregación se enfurece porque su pastor ha desaparecido sin explicación alguna.

“¡Si él no está aquí, nosotros no estaremos aquí!” alguien grita. Otros exclaman “¡Vámonos!”

Negándose a ser tratados como niños a los que se les dice que hagan silencio y esperen, los miembros recogen la estatua de María, recogen las flores y la cruz y abandonan el santuario. En un momento, un niño corre hacia el/le obispo/e y le entrega una rosa (los pronombres del obispo Rohrer son ellos / ellos). En el video, el obispo sostiene la rosa mientras ve a la congregación irse.

Bishop Megan Rohrer at Mision Latina Luterana on Dec. 12, 2021.

A dónde irá la congregación, todavía no lo saben. Pero no se quedarán ni aceptarán ser tratados como ciudadanos de segunda clase en este día. No en este día, Día de la Virgen de la Guadalupe, la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe.

¿Por qué es importante este día? ¿Y por qué una congregación luterana estaría celebrando una fiesta católica?

Comprender la historia y el significado cultural de Nuestra Señora de Guadalupe arrojará algo de luz sobre por qué la ELCA, el Sínodo de Sierra Pacific y el/le obispo/e Megan Rohrer han hecho tanto daño a la comunidad hispana.

La Tradición de Juan Diego y la Virgen María

Virgin of Guadalupe. Photo credit: Wonderlane, flickr.com

Según relatos históricos, en diciembre de 1531, Juan Diego, un campesino indígena mexicano, contempló a la Virgen María en un lugar llamado Cerro Tepeyac cerca de la Ciudad de México, México. Ella le habló en su lengua materna, el náhuatl. Este fue el idioma del imperio azteca, derrotado por los conquistadores españoles una década antes.

Deténgase aquí un momento. Tome esto en cuenta: la mismísima Madre de Jesús se dirigió al indígena empobrecido de un pueblo derrotado y le habló en su propio idioma. Recuerde este detalle. Será importante más tarde.

En una serie de visiones, María le pidió a Juan Diego que se construyera una iglesia para honrarla en ese sitio. Informó de su visión al arzobispo y fue inicialmente ignorado. Pero luego de continuas apariciones, el Arzobispo instruyó a Juan Diego a que pidiera una señal para verificar su identidad.

Deténgase de nuevo. Tome nota: María no se le apareció al sacerdote ni al obispo. María eligió aparecerse ante una persona común fuera de la jerarquía religiosa.

De camino a visitar a su tío moribundo, Juan Diego se encontró una vez más con la Virgen. Ella le preguntó: “¿No estoy yo aquí, que soy tu madre?” Ella le dijo a Juan Diego que su tío ya estaba curado y que debía recoger flores del cerro Tepeyac. En ese frío cerro en pleno invierno, de manera milagrosa encontró rosas castellanas.

Deténgase una vez más. No se pierda el significado de la rosa, la flor asociada con María. (Tal como el himno alemán, “Mirad como una rosa.”) Y note la imposibilidad de hallar belleza en un lugar desolado.

Juan recogió las flores en su manto y se las llevó al arzobispo. Las flores caían en cascada al suelo dejando la imagen de la Virgen de Guadalupe en la tela del manto. Convencido de que este pobre campesino se había encontrado efectivamente con la Madre de Jesús, el arzobispo hizo instalar el manto en una capilla construida apresuradamente en el cerro del Tepeyac. A lo largo de los siglos, este santuario se ha convertido en una de las peregrinaciones católicas más visitadas, de hecho, es uno de los tres sitios religiosos más populares del mundo.

¿Por qué el Día de la Virgen de la Guadalupe es tan especial para los pueblos indígenas, mexicanos y otros Latinos?

El Día de la Virgen de la Guadalupe es una fiesta de esperanza ante la imposibilidad. Es una celebración de identidad y liberación. Esta historia le afirma a un pueblo colonizado y oprimido que no ha sido olvidado. Que son dignos de la atención divina. Les dice a los migrantes que se abren camino a través de un desierto desolado y peligroso, en busca desesperada de seguridad y sustento, que las rosas pueden florecer en el desierto. Que María, su madre, patrona de todas las Américas, los cuida y se preocupa por ellos.

El Día de la Virgen de la Guadalupe también valida la memoria de un pueblo indígena desaparecido. La colina del Tepeyac era el sitio donde los antiguos aztecas habían adorado a la diosa de la tierra, Tonantzin. Ver a María aparecer en ese lugar sagrado con palabras tanto de consuelo como de instrucción les comunica a los pueblos nativos que son vistos, recordados y atesorados. Es por eso que César Chávez usó el símbolo de la Virgen de Guadalupe en su lucha por los derechos de los migrantes. La Magnificat de la María y su imagen es símbolo de justicia.

La Virgen de la Guadalupe trasciende culturas y denominaciones

Para los luteranos hispanos, existe una paridad entre Martín Lutero y Juan Diego. Lutero fue un monje humilde que persistió en su lucha contra la autoridad religiosa que buscaba ignorarlo a él y a la gente común. Así también, Juan Diego, un humilde campesino indígena, también persistió en contra de la autoridad religiosa que buscaba ignorarlo a él y a su pueblo colonizado.

Es por eso que, el 12 de diciembre de 2021, en la Misión Latina Luterana de Stockton, California, la congregación había invitado a una banda mexicana de mariachis y a bailarines aztecas a unirse a su servicio de adoración en honor al Día de la Virgen de la Guadalupe. La banda de mariachis, los bailarines aztecas, las flores, la estatua de la Virgen, el servicio en el idioma nativo de un pueblo en un país que busca para explotarlos y reprimirlos, todos estos elementos culturales y religiosos se combinan en una gloriosa mezcla de santa celebración. Flores en un lugar desolado. Esperanza frente a la opresión.

Y es por eso que fue tan absolutamente irrespetuoso y ofensivo que las autoridades religiosas de la iglesia luterana se apoderaran de la misa, interrumpieran las oraciones de los bailarines aztecas y desaparecieran a su pastor.

El obispo Rohrer no vino a Misión Latina Luterana para adorar con respeto y honor, sino para imponer un edicto al pueblo. ¿Por qué? Buena pregunta. Al momento de escribir este artículo, ni el obispo Rohrer, ni el Consejo Sinodal del Sínodo Sierra Pacific, ni la ELCA han emitido declaración o explicación alguna.

Desapareciendo un pastor

Pastor Betty Rendón, a Lutheran minister, was arrested by ICE and deported in May 2019.

Si bien las historias no están relacionadas, la desaparición del pastor Nelson tiene temas similares al secuestro de la reverenda Betty Rendon por parte del ICE de Trump. (Lea acerca de esa historia aquí). En ambos casos, una estructura de poder blanco acusó a un pastor latino de “violar la ley” y lo sacó de sus comunidades sin discusión ni deliberación.

La pastora Betty fue destituida por el estado porque violó una ley que exigía que la enviaran de regreso a una situación violenta y peligrosa en su país de origen. Era una ley que no le dejaba opciones incluso después de múltiples llamamientos de clemencia.

El pastor Nelson fue destituido por la iglesia porque violó una “ley” que insistía en recibir “terapia” en respuesta a un cargo infundado, uno que era parte de una estratagema dirigida a destruir su carrera y reputación. (Explicaré más sobre esa estrategia en el próximo artículo). Se quedó sin opciones incluso después de múltiples apelaciones de debido proceso, transparencia y misericordia.

“De todos los días, por favor no este día,” le suplicó el pastor Nelson al obispo Rohrer cuando se reunieron la mañana del 12 de diciembre, pocas horas antes de que comenzara el servicio. Según un artículo escrito por uno de los asistentes del obispo, ella también pidió repetidamente que esperaran hasta después de este día sagrado. Pero el obispo se negó a escuchar.

La “ley” de la supremacía blanca y los sistemas hegemónicos blancos es un doble vínculo que crea una situación sin salida para los miembros de las comunidades oprimidas.

La historia nos ha demostrado que la táctica de hacer desaparecer a un líder religioso está destinada a causar terror en los corazones de la comunidad.  Si incluso un miembro honrado del clero puede desaparecer, ¿qué significa eso para su congregación? Si pueden llevarse al líder, la comunidad está aún más amenazada. O al menos, se ven seriamente obstaculizados en sus esfuerzos por ser iglesia.

La desaparición del pastor Nelson también desencadena recuerdos dolorosos para muchos en la comunidad latina que han visto a padres, hijos, tías, tíos, primos, amigos o compañeros de trabajo llevados sin explicación. Al igual que ellos, su pastor ha desaparecido, detenido y llevado sin previo aviso ni explicación.

¿Y para qué? Hablando como ministro ordenado en la IELA, típicamente, un pastor es destituido abruptamente solo si ha cometido un crimen, asalto, abuso o conducta sexual inapropiada. Pero el pastor Nelson no ha hecho nada por el estilo. ¿Cómo lo sabemos? En mi próximo artículo lo explicaré. Por ahora, solo sepa que en repetidas ocasiones ha pedido una investigación completa de las acusaciones en su contra.

El hecho de que ni el ex obispo Holmerud, ni el obispo Rohrer, ni la obispo presidente Elizabeth Eaton hayan realizado ni estado de acuerdo con esta petición de investigación genera preocupaciones de que se esté ocultando algo.

Mientras tanto, las acciones del obispo Rohrer han generado denuncias de varias organizaciones dentro de la IELA (ELCA) que representan a comunidades de color, incluida la Asociación de Ministerios Latinos de la IELA y la Asociación Luterana Afrodescendiente. Aún más notable, Extraordinary Lutheran Ministries, una organización que afirma y apoya a los líderes LGBTQIA+ luteranos del clero, anunció su decisión el 20 de diciembre de “suspender la membresía de la obispo Meghan Rohrer en la comunidad y eventos ‘ELM Proclaim.’ Esto es en respuesta a un patrón de comportamiento existente del obispo Rohrer que no se alinea con la misión, la visión y los valores de ELM.” (Lea el comunicado completo aquí.)

En su declaración, ELM explicó: “El Equipo de Responsabilidad ha intentado trabajar con el obispo Rohrer para abordar específicamente cómo las palabras y acciones racistas del obispo han perjudicado a los miembros del personal, la junta y la comunidad de ELM. En septiembre, el obispo Rohrer rechazó la invitación del Equipo de Responsabilidad para continuar trabajando para reparar estas relaciones.” Esta suspensión significa que ELM no incluirá el nombre del obispo Rohrer en ninguna de sus comunicaciones ni le invitará a eventos patrocinados por ELM.

Esta es una acción audaz y necesaria sobre esa parte de ELM.

También modela cómo debería ser la rendición de cuentas para la ELCA.

Si la oficina nacional de la ELCA realmente quiere mantener su compromiso de lucha contra el racismo y afirmar lo que dicen sus propios documentos rectores, entonces investigará las acciones del obispo Rohrer, las cuales demuestran claramente una “conducta incompatible con el carácter de la oficina ministerial” (Constitución de la ELCA, Estatutos y Resoluciones Continuas, 20.22.01).

Mientras tanto, esta conducta ha resultado en una angustia y un dolor inimaginables para el pastor Nelson y su familia.

Pero aquí está la cosa. No se trata solo del trato injusto del pastor Nelson.

Se trata de la interrupción y destrucción sistemática de una congregación Latinx que ha estado llevando a cabo un ministerio vital y que salva vidas en la comunidad.

¿Ministerio que salva vidas? ¿Cómo es eso?

¿Sabes qué más estaba sucediendo el 12 de diciembre en Misión Latina Luterana? La congregación estaba organizando una clínica de vacunación contra el Covid-19 para la comunidad que se esperaba que llegara a más de 100 personas. Pero debido a las acciones del obispo Rohrer y el Sínodo que interrumpieron el trabajo de la congregación ese día, solo 25 personas recibieron vacunas. En medio de la oleada de Omicron.

Ciertamente, esta no es la primera vez que la gente de Misión Latina Luterana se enfrenta a la mano dura de la supremacía blanca que los desestima y les falta al respeto. Pero el hecho de que esto provenga de la denominación y el sínodo que se habían comprometido a apoyarlos y elevarlos es una traición que hiere profundamente. Quizás demasiado profundo para repararlo.

El Magnificat de María no será silenciado

Un colega y yo estábamos lamentando que este ataque a la comunidad se sienta tan mal en tantos niveles. Es litúrgica, cultural, racial y moralmente incorrecto. Y el desafortunado (o deliberado) momento significa que el pastor Nelson, la congregación y sus aliados deben emprender una batalla contra el racismo sistémico justo en medio del Adviento.  Pero luego dijo algo que cambió mi perspectiva.

“Quizás derribar el imperio es la obra de Adviento para que podamos llevar a Cristo al mundo.”

¿Y no fue eso obra de María?

A medida que su Magnificat se eleva a pleno pulmón a lo largo de los milenios y atraviesa el cerro Tepeyac, encuentra su voz en la congregación de Misión Latina Luterana. Podemos imaginarnos a la congregación cantando y orando al unísono con María, para que Dios esparza a los orgullosos en los pensamientos de sus corazones. Para que Dios derribe a los poderosos y exalte a los humildes. Y que Dios se acuerde de los siervos de Dios con misericordia.

Que el canto desafiante y lleno de esperanza de la Virgen de la Guadalupe sostenga al pastor Nelson y a la congregación de Misión Latina Luterana!

Y que la justicia de Dios cante con alegre música de mariachi, baile con el chaka-chaka-chaka de los chachayotls aztecas y florezca como rosas en un lugar desolado.


¿Qué puede hacer usted para ayudar al Pastor Nelson y Misión Latina Luterana?

Los organizadores que apoyan al pastor Nelson han pedido que las personas se comuniquen con la Oficina Nacional (Churchwide) de la ELCA (1-800-638-3522; Bishop.Eaton@elca.org) para pedir tres cosas:

  • Reincorporar al Rev. Nelson Rabell-González como pastor y desarrollador de misión de Misión Latina Luterana.
  • Emitir una disculpa pública a la congregación y la comunidad hispana en general, así como al Rev. Nelson Rabell-González.
  • Llevar a cabo una investigación completa e independiente de los cargos contra el Rev. Nelson Rabell-González, así como las acciones del Sínodo Sierra Pacific.

The Removal of Rev. Rabell-González: A Case Study in ELCA Corruption and Racism

En español: La Expulsión del Rev. Rabell-González: ELCA Corrupción y el Racismo

ELCA Fires Whistleblower, Rev. Nelson Rabell-González

En español: ELCA Despidió a un Denunciante, Rev. Nelson Rabell-González

Trump’s ICE Targets Lutheran Minister, Betty Rendón

Pastor Betty Rendón is Slated for Deportation – Why This is Crossing a Line

When God Breaks the Law: Immigration, Asylum & Pastor Betty Rendón


The Rev. Dr. Leah D. Schade is the Associate Professor of Preaching and Worship at Lexington Theological Seminary in Kentucky and ordained in the ELCA. Dr. Schade does not speak for LTS or the ELCA; her opinions are her own.  She is the author of Preaching in the Purple Zone: Ministry in the Red-Blue Divide (Rowman & Littlefield, 2019) and Creation-Crisis Preaching: Ecology, Theology, and the Pulpit (Chalice Press, 2015). She is the co-editor of Rooted and Rising: Voices of Courage in a Time of Climate Crisis (Rowman & Littlefield, 2019).  Her latest book, co-written with Jerry Sumney is Apocalypse When?: A Guide to Interpreting and Preaching Apocalyptic Texts (Wipf & Stock, 2020).

Twitter@LeahSchade

Facebookhttps://www.facebook.com/LeahDSchade/


Browse Our Archives