El NDA, la Iglesia y el Intento de Silenciar Rev. Nelson Rabell-González

El NDA, la Iglesia y el Intento de Silenciar Rev. Nelson Rabell-González December 31, 2021

Esta es la cuarta parte de la saga del Reverendo Nelson Rabell-González, un pastor hispano de la ELCA que fue despedido por el obispo Megan Rohrer y el Sínodo de Sierra Pacific de su puesto como desarrollador y pastor de la Misión Latina Luterana en Stockton, California. En este segmento, nos enfocamos en el acuerdo de no divulgación (en inglés, NDA) que la antigua congregación del Rev. Nelson, St. Paul Lutheran en Lodi, California, quería que firmara. ¿Por qué? Porque ese NDA está en el centro de esta controversia.

[Nota: La versión original en Inglés de este artículo puede encontrarse aquí. La traducción al español de este artículo fue escrita con la ayuda de la comunidad Latinx.]

¿Qué había en ese NDA? ¿Por qué una iglesia querría que un pastor firmara un NDA en primer lugar? ¿Y qué significa esto para la iglesia en general ? Este artículo responde a esas preguntas.

Rev. Nelson Rabell-González

[Revelación completa: el Rev. Nelson Rabell-González es mi amigo y colega. Me ha dado permiso para compartir su historia porque, hasta este momento, el sínodo y la Oficina de la Iglesia de la ELCA han cerrado todos los canales para abordar las acusaciones en su contra con el debido proceso. Puede leer la primera parte de su historia, “La destitución del Rev. Rabell-González: Un estudio de caso sobre la corrupción y el racismo de la ELCA” aquí; la segunda parte, “La ELCA despide al denunciante, Rev. Nelson Rabell-González” aquí, y la tercera parte, “El día en que un Sínodo de la ELCA ‘desapareció’ al Pastor Nelson Rabell-González” aquí.]

Cuando el Rev. Nelson Rabell-González, Pastor Asociado de la Iglesia Luterana St. Paul, fue notificado sobre la reunión, pensó que sabía lo que vendría.

Su pastor principal, el reverendo Mark Price, había estado insinuando durante algún tiempo que había rumores en la congregación sobre el ministerio del reverendo Nelson, el cual era muy vocal contra el racismo sistémico. El Rev. Nelson fue llamado a St. Paul en marzo de 2018 para ministrar a personas inmigrantes, migrantes e indocumentadas dentro de la comunidad latina. Pero las quejas comenzaron en el verano de 2019 cuando el reverendo Nelson lideró el esfuerzo para que la iglesia se convirtiese en un santuario para inmigrantes indocumentados (sobre el cual puede leer aquí). Las quejas se hicieron más fuertes en mayo de 2020 cuando el reverendo Nelson ayudó a organizar una protesta de Black Lives Matter en respuesta al asesinato policial de George Floyd.

Pero fue el artículo del 10 de noviembre de 2020 en el L.A. Times lo que llevó a algunos miembros al borde del abismo.

El artículo de Anita Chabria, “El activismo provoca una reacción ‘aterradora’ en un pueblo pequeño,” contaba la historia del reverendo Nelson y sus compañeros activistas amenazados y acosados ​​por defender la justicia. En el artículo, el reverendo Nelson describió su experiencia al ver a hombres con una soga y bates de béisbol con banderas estadounidenses adheridas gritándole insultos raciales mientras él ayudaba a liderar una protesta pacífica. “Siento que estoy en Alabama antes del movimiento de derechos civiles,” dijo. “Los estamos trayendo a los años 60, a esta ciudad.”

La reacción sobre el artículo por parte de ciertos miembros de la congregación principalmente blanca fue rápida e intensa. Tres meses después de la publicación del artículo, el reverendo Price y el comité ejecutivo del consejo de la iglesia se reunieron con el reverendo Nelson el 12 de febrero de 2021 a través de Zoom.

“Sabía que mucha gente en la congregación no apreciaba el aspecto profético de mi ministerio,” me dijo el Rev. Nelson en una conversación reciente. “Sabía que los líderes de la iglesia temían que la congregación perdiera gente y dinero porque yo hablaba abiertamente sobre el racismo y los derechos de los inmigrantes en el Valle Central. Así que anticipé que querían que renunciara.”

Lo que no vio venir fue el documento que apareció en la pantalla compartida de Zoom. Titulado “Acuerdo de separación y liberación general,” era un acuerdo de no divulgación, un NDA.

Hagamos una pausa aquí. ¿Qué es un acuerdo de no divulgación? ¿Y por qué la Iglesia Luterana St. Paul querría que el Rev. Nelson firmara un documento así?

Estas son preguntas importantes, porque algunas personas, incluido el obispo Megan Rohrer, han insistido en que el documento era un acuerdo de no menosprecio en lugar de un acuerdo de no divulgación. ¿Cual es la diferencia? ¿Y por qué importa?

Un NDA con cualquier otro nombre. . .

Un NDA puede adoptar varias formas. A veces llamado “acuerdo de confidencialidad,” un NDA es un contrato legalmente vinculante por el cual las partes acuerdan que cierta información sensible que puedan obtener no estará disponible para otros. Las NDA comenzaron a utilizarse en el mundo empresarial en la década de 1980 para proteger la “propiedad intellectual,” como los secretos comerciales y otra información de propiedad. Muchos empleados deben firmar un acuerdo de confidencialidad cuando son contratados para que no puedan compartir los secretos de la empresa con la competencia.

Sin embargo, esos primeros y apropiados acuerdos abrieron la puerta a aplicaciones mucho más nefastas. Los abogados comenzaron a utilizar acuerdos de indemnización para evitar que los empleados revelen conductas indebidas, a veces contra el empleado y, a veces, contra otros, mediante el uso de cláusulas de “no menosprecio.”

¿Qué es una “cláusula de no menosprecio”?

La diferencia entre “difamación” y “menosprecio” es que la difamación solo tiene que ver con hacer acusaciones falsas, mientras que el menosprecio tiene que ver con hacer cualquier acusación, incluso si es cierta. El empleado debe comprometerse a no decir nada negativo sobre la empresa o sus productos, servicios o líderes, en ninguna forma de comunicación.

No podemos saber cuándo se utilizaron por primera vez los acuerdos de indemnización para encubrir faltas de conducta, porque el sello distintivo de dichos acuerdos es que el empleado no puede siquiera reconocer que el acuerdo existe.

Los NDAs se han utilizado para silenciar a un número incalculable de personas perjudicadas por corporaciones o individuos poderosos.

Por ejemplo, en mi trabajo con el movimiento anti-fracking, supe de familias que se vieron obligadas a firmar acuerdos de confidencialidad cuando su agua potable fue envenenada por empresas de perforación. Si querían llegar a un acuerdo, tenían que aceptar no hablar con nadie sobre lo sucedido. Por lo tanto, la NDA permite que una empresa continúe con su comportamiento depredador mientras las víctimas quedan aisladas, desconectadas y amordazadas.

Uno de los usuarios y abusadores más famosos de la NDA es el expresidente Donald Trump. Ha obligado a muchas de sus víctimas a guardar silencio mediante la amenaza de una demanda si rompen el acuerdo de confidencialidad que firmaron cuando comenzaron a trabajar como voluntarios o para él. Nuevamente, si las víctimas no pueden hablar entre sí y comparar notas, es más fácil controlarlas, manipularlas y abusar de ellas. Y el perpetrador puede continuar la mala conducta con impunidad.

El uso de los NDA en la iglesia

En los últimos años, las iglesias también han utilizado NDAs. A veces se utilizan para proteger la propiedad intelectual, como himnos escritos por un músico, planes de estudios educativos o sermones predicados por el pastor. Pero algunas iglesias también han utilizado los NDA para encubrir conductas indebidas. Las iglesias en los Estados Unidos de América y en el extranjero han utilizado acuerdos de confidencialidad para silenciar a las víctimas de racismo, abuso sexual, misoginia, homofobia y otros abusos. Por ejemplo, en la Iglesia Católica Romana, las diócesis requieren que los sobrevivientes de pedofilia firmen un NDA como condición para los acuerdos monetarios.

Algunos argumentarán que los NDA en la iglesia protegen la “confidencialidad” y ayudan a garantizar que las personas guarden el mandamiento de no “dar falso testimonio” contra el prójimo (Éxodo 20:16).

Pero hay una diferencia entre confidencialidad y secreto.

Un sistema saludable practica confidencialidad adecuada, la cual  fomenta confianza. La confidencialidad fortalece las relaciones mediante la rendición de cuentas. Pero el secreto fomenta el miedo, la ansiedad, la desconfianza, el chisme y la disfunción. Los secretos destruyen la responsabilidad.

NDAs en la iglesia = secretividad institucionalizada

No importa cómo se llamen, los NDA en la iglesia equivalen a secretividad institucionalizada. El guardar secretos destruye la capacidad del clero para realizar el ministerio al que está llamado y puede arruinar su reputación. También destruyen congregaciones. La existencia de un NDA significa que una congregación nunca puede hablar o abordar su historia, por lo que los secretos continúan agravándose sin control. Los acuerdos de no divulgación, sea cual sea su nombre, socavan la integridad y el ministerio de la iglesia.

La publicación Christianity Today informó en un artículo de julio de 2021 que “un número creciente de ministros, misioneros, trabajadores cristianos, víctimas de abuso y defensores de las víctimas se oponen públicamente a los acuerdos de no divulgación y las cláusulas de confidencialidad utilizadas por las principales organizaciones religiosas. Dicen que las herramientas legales que fueron diseñadas para proteger los ‘secretos comerciales’ de la industria de la tecnología se utilizan ampliamente para ocultar abusos, preservar secretos y proteger reputaciones poderosas sin tener en cuenta el costo humano.”

Es por eso que el arzobispo de Canterbury pidió recientemente la prohibición de las NDA en la Iglesia de Inglaterra, porque se han utilizado como una herramienta para silenciar a las víctimas de abuso racial.

¿Qué había en el NDA de la Iglesia St. Paul contra el Rev. Nelson Rabell-González?

Hay varias cosas inquietantes que señalar sobre el documento que la Iglesia Luterana St. Paul quería que el Rev. Nelson firmara (que él compartió conmigo, así que lo he visto por mí mismo). En primer lugar, la Sección 5.1 estipula que habría tenido que renunciar a sus derechos “derivados del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, la Ley de Normas Laborales Justas, la Ley de Igualdad Salarial de 1963” y varias leyes de California.

Sí, querían que renunciara a sus derechos civiles.

En segundo lugar, la Sección 7 incluye una cláusula de “no menosprecio” que estipula que el “Empleado no hará, publicará ni comunicará ningún comentario despectivo o negativo a terceros, o en ningún foro público, sobre la Congregación, el liderazgo de la Congregación y y posibles feligreses.”

Ciertamente, los pastores no deberían “hablar mal” (para usar la lengua vernácula) sobre la iglesia que están dejando. Eso sería, de hecho, quebrantar el octavo mandamiento. Pero, ¿cómo definimos “comentarios despectivos o negativos”? ¿Significa eso que Nelson no puede hablar sobre el racismo que experimentó u observó en la congregación o comunidad? ¿Significa que no puede hablar de la persona en St. Paul que tuvo contactos inapropiados con mujeres de la congregación latina a la que sirvió el Rev. Nelson? (Lea sobre ese detalle aquí).

Todo esto es suficiente para causar asombro. Pero he aquí por qué el documento es tan pernicioso.

La Sección 8 del documento dice: “El empleado acepta y promete no dar a conocer la existencia o el contenido de este Acuerdo y mantener el mismo estrictamente confidencial” con la excepción de la familia inmediata, el asesor legal y el preparador de impuestos. Por lo tanto, si el reverendo Nelson hubiera firmado el acuerdo, no solo se le prohibiría hablar de cualquier cosa dentro del acuerdo, ¡ni siquiera podría reconocer la existencia misma del NDA!

Un secreto dentro de un secreto

Es por eso que el documento es, de hecho, un acuerdo de no divulgación. La sección de no menosprecio era simplemente una cláusula dentro del acuerdo de no divulgación. Era un NDA porque exigía su silencio.

Para empeorar las cosas, la Sección 13 del documento hace que el acuerdo sea vinculante no solo para el Rev. Nelson, sino también para sus “herederos, administradores, albaceas, sucesores y cesionarios.” Entonces, el silencio se habría extendido a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Y no solo a ellos, sino también a la congregación.

Imagina eso. Nadie en la iglesia jamás podría hablar de lo que le sucedió al Rev. Nelson. Esto era lo que el presidente y el secretario del consejo habrían firmado en nombre de la congregación. Quizás sin que los miembros de la congregación tan siquiera supieran de este acuerdo.

¿Y qué habría recibido el Rev. Nelson a cambio de firmar este NDA? Indemnización por despido de 2 meses.

Imaginen eso: toda una vida de silencio por 8 semanas de salario.

Afortunadamente, el reverendo Nelson decidió no firmar el acuerdo de confidencialidad.

Inmediatamente informó al obispo en ese momento, el reverendo Mark Holmerud, de la situación. Uno pensaría que un obispo condenaría el intento de una congregación de silenciar a un pastor con un NDA. Pero este no fue el caso. En cambio, él y el sínodo crearon una nueva misión, Misión Latina, para que el Rev. Nelson continuara con su buen trabajo de ministrar a la comunidad latina en el Valle Central. El Rev. Nelson pudo dejar St. Paul, conservar su dignidad e integridad y comenzar una misión que, durante los últimos nueve meses, se ha convertido en una congregación próspera.

Pero había un costo por nofirmar ese NDA.

Sin que el reverendo Nelson lo supiera, se estaba llevando a cabo una campaña coordinada e intencional en su contra en los meses posteriores a su partida de St. Paul. Diré más sobre eso en el próximo artículo. Pero la campaña se hizo pública en mayo de 2021. Fue entonces cuando unas alegaciones sobre su “conducta” mientras servía en St. Paul fueron presentadas a la Oficina del Obispo. Esto sucedió solo dos días antes de que Revdo. Nelson pronunciara su discurso como candidato para la elección de obispo en la asamblea del sínodo. Se le dio la opción de retirar su nombre del proceso electoral o revelar las acusaciones. Valientemente eligió este último porque se negó a ser silenciado.

“No firmé el NDA, ni acepté su oferta monetaria,” dijo el Rev. Rabell-González en su discurso para la asamblea del sínodo.

“No estaba dispuesto a apoyar el racismo sistémico de ninguna manera, así que renuncié en mis términos. No soy perfecto; Solo soy un pecador que necesita la gracia de Dios. Pero estas acusaciones son un asesinato de carácter planteado exactamente un día antes de esta asamblea.” (Puede ver el discurso de 5 minutos del Rev. Rabell-González aquí en el minuto 1:16:28).

El reverendo Nelson, por supuesto, perdió su candidatura a obispo. Pero tenía la esperanza de que el obispo entrante, Rev. Megan Rohrer, actuara sobre el informe del Panel Asesor sobre las acusaciones avanzando con un procedimiento disciplinario formal. Tal proceso permitiría escuchar pruebas para que Nelson pudiera limpiar su nombre. Pero esto no sucedió.

En cambio, el obispo Rohrer requirió que el reverendo Nelson se sometiera a terapia como condición para continuar su llamado en Misión Latina. El acuerdo también estipulaba que el obispo Rohrer tendría acceso a sus expedientes y se le permitiría comunicarse directamente con el terapeuta sobre las sesiones. El reverendo Nelson había aceptado inicialmente este arreglo para poder seguir adelante con su ministerio. Pero luego el obispo Rohrer le envió un correo electrónico de amonestación, comunicación que también le envió al terapeuta. En el correo electrónico, el obispo Rohrer lo acusó de mostrar “falta de integridad” por una publicación en las redes sociales donde llamaba al acuerdo de separación con St. Paul un acuerdo de no divulgación en lugar de un “acuerdo de no menosprecio.”

Pero, como ya hemos visto, el documento era un acuerdo de no divulgación que contenía una cláusula de no menosprecio.

Entonces, tal parece que el obispo no entiende qué es un NDA o no entiende lo que estaba en el documento. O entiende perfectamente bien lo que estaba en el documento y simplemente fabricó otra acusación falsa contra el Rev. Nelson y la usó como excusa para sacarlo de Misión Latina.

Y eso es exactamente lo que sucedió.

Al darse cuenta de que estaba atrapado entre la espada y la pared, el reverendo Nelson se negó a cumplir con el requisito de la terapia. En cambio, le pidió a la Oficina del Obispo Presidente de la ELCA que presentara cargos contra el Obispo Rohrer por el uso indebido del proceso eclesial en su contra. Su abogado envió la carta el 23 de noviembre solicitando una investigación. El 10 de diciembre, el Asesor Jurídico de la ELCA envió una respuesta notificando al Rev. Nelson que no se tomarían medidas.

Dos días después, en la mañana del domingo 12 de diciembre, el obispo Rohrer vino con su asistente, la Revda. Tita Valeriano, para reunirse con la Rev. Nelson en el restaurante Mimosa’s en el centro de Lodi. Nelson trajo a su esposa Fabiola y a su colega, el pastor Curtis Smith. Después de intercambiar breves cortesías, el obispo informó al reverendo Nelson que el Consejo del Sínodo había votado a favor de anular su llamado a Misión Latina. Le entregaron una carta y su último cheque.

¿Por qué lo estaban despidiendo?

La carta no indicaba el motivo de su destitución más que decir que la decisión estaba “de acuerdo con las disposiciones constitucionales y estatutarias que rigen la lista de Ministros de Palabra y Sacramento.” Nunca se hicieron cargos. Nunca se le concedió el debido proceso.

Solo se le dijo que debía dejar su pastorado inmediatamente y que no se le permitiría dirigir el servicio de adoración ese día. Fue la fiesta de la Virgen de Guadalupe, uno de los eventos más sagrados para la comunidad hispana. Los eventos que sucedieron más tarde en ese día han causado revuelo a través del mundo de la iglesia (sobre lo cual puede leer aquí).

La historia del NDA del reverendo Nelson es una de muchas

Revelation by M.C. Escher. Fair use. https://en.wikipedia.org/wiki/Relativity_%28M._C._Escher%29#/media/File:Escher’s_Relativity.jpg

Lo que le sucedió al reverendo Nelson es, por supuesto, una injusticia . Pero hay muchas más historias sobre NDAs en la iglesia que ni siquiera ven la luz del día. Como la pintura de la escalera que desaparece del artista M. C. Escher, el secreto institucionalizado de la iglesia crea un laberinto vertiginoso de confusión y encubrimiento . Ciertamente, esto no es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Jn. 14: 6). Y “conocerás la verdad, y la verdad te hará libre” (Jn. 8:32).

Es hora de que la iglesia investigue la verdad sobre lo que le sucedió al reverendo Nelson Rabell-González. Y es hora de detener el uso de NDAs en la iglesia. El pecado de guardar secretos institucionalizados debe llegar a su fin.

(Gracias a la Revda. Pamela Griffith Pond por contribuir con la investigación sobre los NDA para este artículo.)

¿Quieres ver a la iglesia libre de NDAs?

Visite https://www.ndafree.org/, un movimiento global con la visión de ver a individuos, organizaciones cristianas e iglesias locales libres del mal uso de los Acuerdos de No Divulgación.

¿Qué puede hacer usted para ayudar al Pastor Nelson y Misión Latina Luterana?

Los organizadores que apoyan al pastor Nelson han pedido que las personas se comuniquen con la Oficina nacional de la ELCA (1-800-638-3522; Bishop.Eaton@elca.org) para pedir tres cosas:

  1. Reinstalar al Rev. Nelson Rabell-González como pastor y desarrollador de la Misión Latina Luterana.
  2. Una disculpa pública a la congregación y la comunidad hispana en general, así como al Rev. Nelson Rabell-González.
  3. Llevar a cabo una investigación completa e independiente sobre los cargos contra el Rev. Nelson Rabell-González, así como de las acciones del Sínodo Sierra Pacific

Lea también

Primera parte: La Expulsión del Rev. Rabell-González: ELCA Corrupción y el Racismo

Segunda parte: ELCA Despidió a un Denunciante, Rev. Nelson Rabell-González

Tercera parte: El Día Sínodo de ELCA ‘Desapareció’ al Pastor Nelson


The Rev. Dr. Leah D. Schade is the Associate Professor of Preaching and Worship at Lexington Theological Seminary in Kentucky and ordained in the ELCA. Dr. Schade does not speak for LTS or the ELCA; her opinions are her own.  She is the author of Preaching in the Purple Zone: Ministry in the Red-Blue Divide (Rowman & Littlefield, 2019) and Creation-Crisis Preaching: Ecology, Theology, and the Pulpit (Chalice Press, 2015). She is the co-editor of Rooted and Rising: Voices of Courage in a Time of Climate Crisis (Rowman & Littlefield, 2019).  Her latest book, co-written with Jerry Sumney is Apocalypse When?: A Guide to Interpreting and Preaching Apocalyptic Texts (Wipf & Stock, 2020).

Twitter@LeahSchade

Facebookhttps://www.facebook.com/LeahDSchade/


Browse Our Archives